• Aarón Almansa

Edge Computing vs Cloud Computing

Sólo hace unos años, las empresas debían asumir inversiones importantes para adquirir y mantener la infraestructura tecnológica de servidores que les permitiera tener una plataforma segura y fiable en la que ejecutar sus aplicaciones informáticas.

El modelo de negocio de software tradicional “on-premise” (instalado localmente en la plataforma del cliente) exigía también disponer de un equipo de profesionales de IT (internos o externos), para poder ofrecer un buen servicio de soporte y mantenimiento a los usuarios de las aplicaciones corporativas gestionando errores, disponibilidad y actualizaciones.


Para solventar muchos de los problemas que originaba este modelo ya anticuado nació el concepto de Cloud Computing (la nube). La computación en la nube permite acceso remoto al software, almacenamiento de archivos y procesamiento de datos a través de Internet. Todo el trabajo informático pesado se lleva a cabo en data centers remotos centralizados, y los resultados son “consumidos” en los dispositivos locales a través de APIs o cuadros de mando.

  • Supone una alternativa a la ejecución en un ordenador personal o servidor local y no exige instalar aplicaciones en los ordenadores/servidores locales

  • Ofrece la posibilidad de utilizar una infraestructura tecnológica de forma segura, con fácil acceso, buen rendimiento y mínimo mantenimiento

  • Es válida y accesible a empresas de todos los tamaños y sectores

La nube se ha impuesto en el sector del software empresarial, y cada vez es más difícil encontrar empresas que aún apuesten por el modelo “on-premise”.


No obstante, han aparecido escenarios en donde este modelo no es el más adecuado. Con el auge del IOT (Internet de las cosas) hoy en día tenemos millones de dispositivos/sensores en todos los ámbitos que recogen información, pero no hacen nada con ella. Simplemente la envían a la nube, en donde grandes centros de datos la procesan para obtener conclusiones o activar ciertos eventos.

Para mejorar este funcionamiento "pasivo" de los dispositivos IOT ha nacido lo que se conoce como Edge Computing, que es un enfoque tecnológico aplicable especialmente en entornos empresariales e industriales y que aporta mucha más autonomía.

Edge Computing permite que los datos recogidos por los dispositivos IOT se procesen más cerca de donde se crearon, en lugar de ser enviados a la nube para que se traten.

Las ventajas fundamentales de este enfoque son:

  • Poder analizar los datos importantes casi en tiempo real, que es una necesidad patente en muchos sectores productivos, la salud, las telecomunicaciones o la industria financiera

  • Permitir que las decisiones se puedan tomar mucho más rápidamente y reducir el ancho de banda y latencias utilizadas para enviar información arriba y abajo con la nube

  • Mayor seguridad, ya que cuantos menos datos hay en un entorno cloud, menos vulnerable es ese entorno si se ve comprometido.

Edge no deja anticuado a la Nube, ni una tecnología es mejor que la otra, simplemente hay que elegir la más apropiada según el caso de uso. Edge Computing es más adecuado cuando se necesita sobre todo velocidad y baja latencia en las transferencias de datos, mientras que la nube seguirá siendo protagonista para analizar y tratar grandes cantidades de datos que requieren una potencia de cálculo notable.


Las aplicaciones basadas en Edge se están usando en tecnologías emergentes como los automóviles autónomos, en donde los propios coches deben tener autonomía para poder tomar decisiones rápidas si se encuentran en una situación peligrosa. Es fundamental en estos casos poder actuar consecuentemente sin tener que enviar toda la información a un centro de datos remoto en la nube y esperar a que llegue respuesta.


Otras aplicaciones interesantes de Edge están en el campo de la Salud, con dispositivos de monitorización remota de pacientes que pueden alertar al usuario, a los médicos o los cuidadores, cuando detectan que algo podría estar yendo mal. También interesante su aplicación en entornos industriales de fabricación, donde la inmediatez de recogida de información de los sensores de la fábrica, permite optimizar los procesos de producción, prevenir averías, mejorar la calidad y reducir tiempos de mantenimiento.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo