• Aarón Almansa

Tecnologías Emocionales

Además de nuestra inteligencia, las personas tenemos la capacidad de emocionarnos y mostrar los sentimientos. Alegría, sorpresa, enfado, felicidad, rabia, …son emociones que afloran y que los humanos sabemos reconocer en nosotros mismos y en los demás, aunque no siempre somos capaces de controlarlas.


Las tecnologías emocionales han surgido para intentar reconocer las emociones en las personas, procesarlas, gestionarlas e incluso replicarlas.

Se trata de algoritmos basados en inteligencia artificial que son capaces no sólo de identificar cualquier gesto humano, sino también de percibir las emociones de las personas para reconocer si una persona está enfadada, triste o alegre, simplemente a través del reconocimiento facial y el análisis y procesamiento del lenguaje natural.


Detrás de todas estas tecnologías emocionales se encuentran los denominados sistemas cognitivos, cuyo objetivo es construir aplicaciones que puedan aprender e interactuar de forma natural con los humanos, independientemente de la singularidad de cada persona.

Estos sistemas aprenden a identificar emociones a través de algoritmos de aprendizaje automático propios de la inteligencia artificial que han procesado anteriormente ingentes cantidades de datos (imágenes, conversaciones, fotos, sonidos, gestos…) de las que han aprendido y obtenido patrones.


Aplicaciones – Casos de Uso

Existe un abanico muy amplio de aplicaciones de estos sistemas que pueden tener un impacto positivo en la vida de las personas y un enorme recorrido empresarial.


De hecho, muchos de nosotros ya estamos utilizando estos sistemas en nuestra vida cotidiana, aún sin identificarlos como tales. Por ejemplo cuando usamos la voz para buscar una dirección en el móvil, cambiamos de canal en la tele, o damos alguna instrucción a los altavoces inteligentes como Alexa o Google Home.


Pero existen muchos otros ámbitos de aplicación muy interesantes:

  • Conducción de coches– Para detectar el cansancio del conductor y recomendar activamente una pausa.

  • Sistemas de seguridad inteligentes – Para la detección automática de perfiles en grandes superficies como aeropuertos, o para aplicarlos en mejorar la conducción vial identificando automáticamente síntomas y gestos de embriaguez.

  • Sistemas de salud – Para potenciar funciones de autodiagnóstico mediante el reconocimiento automático del estrés, el cansancio…

  • Marketing empresarial - Para entender el estado de ánimo en el que se encuentra el comprador en un entorno digital, lo que puede ayudar a conocer mejor el comportamiento del posible cliente, y como consecuencia mejorar los ratios de conversión.

Las tecnologías emocionales en el ámbito de los sistemas cognitivos son una de las principales tendencias actuales en inteligencia artificial que nos van a aportar grandes posibilidades de mejoras tanto en nuestra vida personal como profesional



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo